Tokío, historia de un desalojo
News: 11 de abril del 2013 2:35 pm

Tokío, historia de un desalojo

La cinta aborda la desaparición de una barriada en Hato Rey

 
Kaleb Maldonado Morales interpreta a Emiliano en el filme.  ( Fotos / Suministradas)

Por María Ivette Vega Calles /mvega@elnuevodia.com

Los relatos de un grupo de personas que vivieron en carne propia la pérdida de sus casas ante grandes intereses económicos conmovieron a la cineasta Glorimar Marrero al punto de querer contar sus historias.

En el momento en que Marrero supo sobre el desalojo de la barriada Tokío, en Hato Rey, trabajaba en un guión que presentaría en la pasada edición de Cinefiesta. Pero al saber cómo ese grupo de vecinos perdieron su comunidad prefirió comenzar de cero y escribir un guión sobre el tema.

“El año pasado se conmemoraron los 26 años del desalojo de la barriada Tokío. Estaba trabajando en otra idea, pero no me gustaba la narrativa que estaba tomando. Vi la noticia y me conmovió bastante. Había un vídeo y al verlo y escuchar los testimonios me inspiré en la historia, pero contada bajo el punto de vista de niños. Lo que se contaba en la prensa era desde la perspectiva de adultos, entonces me fui por el ángulo de los niños”, afirmó Marrero.

El relato resultó el ganador en la categoría de guión de cortometrajes en Cinefiesta. Con dicho premio y el apoyo de la Corporación de Cine de Puerto Rico, el cortometraje, llamado Tokío, se rodó hace unos días en varios barrios de Hato Rey y Barrio Obrero.

En una estructura en condiciones de extrema pobreza que se recreó en el Barrio Buena Vista, en Hato Rey, se realizó el último día de rodaje el lunes pasado .

Allí los niños Kaleb Maldonado Morales y Veneliz Soto, de ocho años ambos, escuchaban atentos las instrucciones que les impartía Joel Pérez Irizarry, director de la pieza. Ninguno de los dos tenía experiencia previa en la actuación.

“La intención era tener mucha naturalidad en la actuación y el que no tuvieran experiencia previa nos ayudó. Las actuaciones de ellos han sido bien espontáneas y se les ha ido explicando lo que es un tiro cerrado, un tiro abierto. Ya en el cuarto día se comportaron como actores profesionales, hasta pusieron su propia marquita en el piso para saber dónde se tenían que parar”, dijo Pérez.

Con una duración aproximada de 15 minutos, el cortometraje se rodó completamente en blanco y negro con el propósito de darle un lenguaje cinematográfico distinto a la pieza.

“Teníamos el reto de recrear esta barriada que no existe desde el 1986. Estuvo en el área del Coliseo de Puerto Rico. Vi muchas referencias en blanco y negro como Los Peloteros de Jack Delano y muchas películas de (Roberto) Rossellini. Queríamos imitar ese estilo clásico que ya no se hace. También pensamos que nos aportaba mucho a la historia en términos de que no solo nos remonta a un lugar específico de Puerto Rico, sino que queremos que tenga también un toque más universal y pensamos que el blanco y negro nos ayuda a llevar al público a ese punto de vista”, afirmó Pérez.

Talento emergente

El director ejecutivo de la Corporación de Cine de Puerto Rico, Demetrio Fernández, se mostró satisfecho que los jóvenes cineastas tengan interés por los temas sociales. Además, destacó la importancia de que el talento emergente tenga la oportunidad de trabajar con veteranos de la industria de cine.

“A la Corporación le interesa mucho este tipo de proyecto porque representa un apoyo a los talentos emergentes como Glorimar y Joel. Ambos se están tomando el riesgo de hacer el proyecto en blanco y negro porque es una manera de repensar la historia. Están trabajando con gente que lleva mucho tiempo en el medio, que son el director de fotografía, Jaime Costas, y el eléctrico, Leslie Colombani, lo cual asegura la excelencia del trabajo”, señaló Fernández.

Ya finalizada la filmación, Pérez y Marrero comenzarán a trabajar en la edición de Tokío, con el fin de presentarlo en diversos festivales internacionales de cine.

 

source: http://www.elnuevodia.com/tokiohistoriadeundesalojo-1487926.html