Rodaje de retos para la industria fílmica
News: 30 de agosto del 2011 1:35 pm

Luego del boom, los productores locales buscan una solución a la aparente parálisis de proyectos

________________________________________


Por Andrea Moya Muñoz / andrea.moya@elnuevodia

Entre el 2006 y el 2009, la producción de cine en Puerto Rico tuvo un boom sin precedente. De un promedio de tres a cuatro películas locales y extranjeras que se rodaban al año, el número creció a entre siete y ocho anualmente durante ese periodo. Películas como “Che”, “The Men Who Stare at Goats”, “Life During Wartime”, “Mi3nte”, “The Rum Diary”, “América” y “The Losers”, causaron revuelo cuando se rodaron en la Isla. “Hace unos tres años atrás, estuvimos un año como de seis, siete proyectos, en un momento teníamos tres proyectos simultáneos”, cuenta Joseiván Rojas, jefe de transportación para casi todas las películas que se han filamdo en Puerto Rico, incluyendo “Fast Five” y “Pirates of the Caribbean 4” y quien tiene más de veinte años de experiencia trabajando en la industria. Rosi Acosta, gerente de producción de “Life During Wartimes” y “One Hot Summer”, entre otras, relata que la industria estaba boyante y parecía haber trabajo de sobra. “En el momento en que más se notó ese incremento, no dábamos casi abasto para cubrir la demanda que había para Puerto Rico”, añade Acosta. El 2010 llegó con “Fast Five” explotando carros en el Teodoro Moscoso, Johnny Depp y Penélope Cruz visitando Palomino y El Morro, y el cabildeo en la Legislatura por la nueva Ley de Cine que extendería los incentivos para la industria de cine, que finalmente se aprobó en enero del 2011. Con todo ese ruido, algo pasaba por desapercibido cual diálogo de película silente: La masa crítica que se había logrado en años anteriores estaba decayendo. En el 2010 no se hicieron películas locales, mientras que los proyectos grandes que se habían mencionado para filmarse aquí con figuras como Pierce Brosnan y Tommy Lee Jones, nunca se concretaron. Ahora, para algunos, la virtual parálisis de la industria es palpable. Varios de los entrevistados, apuntan que los periodos de inactividad son comunes en el cine y hay hasta ciclos de producción que traen mucho trabajo de golpe y luego ninguno por un tiempo. “Estamos en un momento en que ha bajado la producción a nivel internacional”, explica Frances Lausell, productora de filmes como “Mi3nte” y “América” con su compañía Isla Films. “Pero en realidad hacía tiempo que yo no veía un periodo de tanta sequía como este”. Pero los entrevistados aclaran que estar meses, en algunos casos años, sin trabajo no es normal. Al presente, lo único que saben los miembros de la industria sobre potenciales producciones son meros rumores o proyectos que “pueden venir” y se “están gestionando”, pero no hay “nada concreto”. En síntesis, reitera Rojas, “nada”. Cero taller. La triste escena Acosta, quien también es parte de la compañía de producción local KCPR con Konwiser, no trabaja hace más de año y medio. Mientras, Vivian Rebella, gerente de ‘locations’ que trabajó en “Che”, “The Company” y “Havana Nights”, hoy día hace tours para los huéspedes de Da House en San Juan. Juan Guallini, presidente del capítulo local de IATSE -la unión que agrupa a técnicos, ‘location managers’ y otros miembros de la industria, pasa sus días trabajando en un almacén de muebles. Algunos asistentes de producción están cobrando desempleo o trabajan en puestos de oficina para poder pagar sus cuentas. Algunos se han mudado a Estados Unidos por periodos temporeros y otros, quizás, para siempre. Enmarcados en este escenario de desesperación, los entrevistados -protagonistas de la industria- buscan salir a flote. En busca de una solución En lo que nadie parece estar de acuerdo es hasta qué punto ese esfuerzo de traer trabajo a Puerto Rico es responsabilidad de la Corporación de Cine, creada a finales del 90 para promocionar a la Isla como un lugar idóneo para la filmación de películas y promover el desarrollo de una industria local de cine. Que la Corporación de Cine, dirigida por Mariella Pérez Serrano, está trabajando no es puesto en duda, según los entrevistados. En los últimos meses la Corporación ha ido a mercados y festivales importantes como Cannes, el Producedby Conference y Location Expo en Los Ángeles. Durante esos viajes los funcionarios de la Corporación han participado en paneles, foros y reuniones con estudios y productores. Además, lograron que Puerto Rico saliera en la portada de Variety, una de la principales publicaciones especializadas de la industria. Barry Waldman, quien vino con “Pirates of the Caribbean 4” dijo que la Corporación fue muy atenta y quedaron encantados con el profesionalismo y la diligencia con la que lograron hacer la producción. Además, han coordinado talleres de financiamiento para películas, mercadeo y distribución, entre otros temas, trayendo de afuera representantes de estudios y expertos en esas materias. Reclaman participación y comunicación Sin embargo, los miembros de la industria entrevistados critican que su rol e inclusión en estos esfuerzos ha sido mínima. La propuesta del sector: que se mejore la comunicación con la Corporación de Cine y que se le de mayor participación los miembros de la industria en la caza de proyectos. También proponen la creación de un conglomerado o cluster, en la que todo el ecosistema de producción trabaje en conjunto para lograr que más producciones vengan. “No hay mucha comunicación de parte de la Corporación con la industria,” afirma Rojas, quien recuerda que en la era previa a Internet, los miembros de la industria acudían a la Corporación y tenían acceso a una pizarra que detallaba los proyectos en el tintero y los contactos para cada uno de ellos. Hoy día, critica Rojas, “la mayor parte de lo que sabemos que está o no está pasando en la Corporación es lo que sale en los periódicos”. Asimismo, Rebella favorece que se mejore la comunicación. Mencionó como ejemplo, que cuando surgió información de que Die Hard se filmaría en Puerto Rico - cosa que nunca se materializó - ella llamó a la Corporación para que le dieran el contacto. “Les pedí algún email para yo mandar mi resumé y ellos me dijeron que no eran una agencia facilitadora de empleos y que ellos no podrían proveer ese tipo de información”, recuerda. Mientras, Rojas, Rebella y Acosta, entienden que el esfuerzo de atraer proyectos fílmicos sería mucho más efectivo si la Corporación los incluyera a los miembros de la industria en el proceso en los procesos promociones. “Siempre hay preguntas que la Corporación de Cine no va poder contestar,” aclara Konwiser que lleva ocho años trayendo producciones a Puerto Rico y siempre ha tenido una buena relación con la Corporación de Cine. “Un punto donde pueden mejorar es llevarle esas preguntas a las personas cualificadas que sí las pueden contestar como los UPMs (gerentes de producción) y los productores locales. Al cerrar el ‘gap’ (la brecha) de comunicación entre la Corporación y los miembros de la industria se pueden mejor aprovechar las oportunidades que llegan a la Isla”, acota. Habla el productor de The Caller “Están básicamente imposibilitando la fluidez con la cual, por lo menos, nosotros los cineastas podemos conducir nuestros negocios a muchos niveles”, acusa el productor Luillo Ruiz de Pimienta y el productor puertorriqueño de The Caller, una co producción británica-boricua que estrenó la semana pasada en Puerto Rico y que tendrá su estreno el primero de septiembre. “Desde cuándo llega la información, quién maneja la información, quien provee los servicios, porque obviamente tú buscas ‘Puerto Rico Film’ y lo que te va salir en Internet es el ‘Puerto Rico Film Commission’. Y es el organismo filtro de toda la gente que va entrar a Puerto Rico. Pero si se queda ahí la información y no llega a la industria privada pues no le pertenece a la industria privada”, denuncia. Es un sentimiento que comparten muchos. “Es que ellos no se pueden estar apropiando de una información porque ellos no son una industria, ellos son una oficina de gobierno que debe ser facilitador para nosotros”, exige Inés Mongil, otra gerente de producción. “Es la empresa privada, nosotros como empresarios, los que tenemos que asumir control de la industria”, opina. Conglomerado al rescate Y, efectivamente, eso es lo que están comenzando hacer. En los últimos meses, varios miembros de la industria de cine se han ido organizando un cluster, organización sin fines de lucro que agrupe las diversas partes que componen a la industria entera. Un cluster es definido por el Insitituto de Competitividad y Estrategia del Harvard Business School, como, “una concentración geográfica de compañías interconectadas, suplidores especializados, proveedores de servicios, y las instituciones asociadas en un campo particular que están presentes en una nación o región. Los cluster se forman porque aumentan la productividad con la que las compañías pueden competir. El Cluster de Cine es liderado por Ruiz; Antonio Sifre, abogado corporativo y de entretenimiento que redactó la primera ley de incentivos de cine; y Glorimar Marrero, quien trabaja en diferentes capacidades con Pimienta y con Sifre. Esta organización abarcará a todos los sectores e la industria de cine, desde los productores hasta las agencias de viaje y transporación, catering, técnicos. La idea del Cluster fue producto de una conversación entre Sifre y el subsecretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio, Carlos Amy, quien recomendó mirar el modelo del Cluster de Construcción en Puerto Rico que se formó en el 2005. “Muchas veces en Puerto Rico pecamos de darle al gobierno más responsabilidad de la que de verdad tiene que tener”, explica Sifre. “Cuando a quien le toca mover la economía es a los actores de la economía, que es la industria privada”. Ruiz y Lausell son de los pocos productores locales que llevan años viajando por su cuenta a los festivales y mercados. Según Lausell, ese trabajo le tocaba a la industria privada desde hace mucho tiempo. “La Corporación de Cine no puede subsidiarnos”, opina. “Ellos ponen su ‘booth’ pero no es lo mismo que tener a tus productores. Esto es un trabajo que tenemos que hacer nosotros como industria”. “Cuando tú articulas a todos estos sectores puedes llevar acabo un esfuerzo de País, del todo de la industria de cine”, explica Marrero, quien actuará como la directora ejecutiva del Cluster. “Y así cada cual puede expresar cuales son sus inquietudes al respecto, porque son muchos jugadores y más vale que todos estemos en la misma dirección. Al ser una entidad privada no hay el cambio de cada cuatro años”. La Corporación de Cine también fue invitada a formar parte del Cluster y ha mostrado interés en colaborar con la iniciativa. Al cierre de esta edición los fundadores del Cluster estaban en espera de coordinar fecha para la primera reunión oficial del conglomerado con la Corporación. El grupo confía en que con esta iniciativa, llegue a escena un capítulo mucho más favorable para la industria de cine en Puerto Rico.

El Nuevo Día